Rebajas

Que se paren todos los comedores de cítricos, que se detengan todos los premios nobeles de la paz, que ya está aquí, ya llegó, en la nave de yupi que ya aterrizóóóó,los mundos de yupiii, yupiiii ejem, ejem, perdón. Ha empezado la temporada de rebajas.
No hemos terminado de atiborrarnos de mazapanes, turrones, chocolatásticos y otros ágapes con nuestros familiares cuando ya se nos ofrece la fabulosa oportunidad de comprarnos ese chaleco que no necesitamos para nada a mitad de precio. O no. Porque realmente las rebajas no son más que otra necedad ideada para machacar el impulso consumista de ésta sociedad. Es algo así como “compra todas las inutilidades que no necesitas porque te decimos que está más barato”. Es más, creo que las rebajas son la oda y el sumum de las mujeres imbéciles. Recalco aquí que no toda mujer es imbécil, pero no hay más que ver las imagenes de los telediarios o pegarte una vuelta por un gran centro comercial justo recien abierto el primer día de rebajas para verlas: Ahí no hay mujeres, hay un comado de élite de la Legión Española. Están dispuestas a arrancarte un brazo por un trapito que vieron primero, y encima las hay que se regodean con ello. Creo que ese tipo se podría catalogar como VISAmasturbadas. Oh sí, oh sí, pasamela, pasamela, pasamela otra vez! No pueden dejar de adquirir trapitos, perfumitos, chorraditas y cositas super super chic que están tan a la moda y son fashion fashion.

Lo peor es que las susodichas rebajas no sirven para aprovechar y hacer esa compra realmente necesaria y estudiada de un electrodoméstico o cualquier otro objeto, y que no sea una pijochorradita de cuidado. El motivo básico es que los precios “mostrados” en las rebajas, sobre todo en sector electrodoméstico y electronica, están falseados y muchas veces son superiores al que tuvieron anteriormente. Encima con la excusa del precio rebajado tienes bastantes problemas para devolver ese aparato que tanto ansiabas comprarte o que habías adquirido por necesidad y, que casualidad, es defectuoso. Será que tienes mala mano. O que no han echo una puta devolución en todas las fiestas y ahora te lo han enroscado a tí. Tú te vas a reclamaciones con cara de tonto porque te han contado una de vaqueros sobre las devoluciones de mercancia adquirida en rebajas, mientras un encorbatado se regodea en un restaurante con sus amigotes de lo rápido que le solventaron a él la papeleta dándole un producto nuevo a cambio del que te han enroscado a tí posteriormente. El sumum de éstas situaciones es cuando se te unen distintos aparatos estropeados. Imagínate, te desvelas en medio de la noche recordando la flor cantarina adquirida en un chino del todo a cien que decidió enmudecer justo cuando te la regalaban por reyes, y encima la lavadora para tu piso nuevo es un trozo de metal inoperante que has pagado a mayor precio del habitual. Cojonudo.

Pero quizá lo único bueno de las rebajas es que puedan demostrar la inutilidad básica del dinero. Me explico, si algo tiene cierto valor porque se han usado ciertos materiales y cierta mano de obra en su realización, ese valor básico es inamobible. Entonces, ¿ como es posible alterar dicho valor hasta incluso la mitad ?. Sencillo, todo es para conseguir esclavizarte a base del dinero. Es la esclavitud sin látigo que se ha ideado para nuestra sociedad. Te generan una necesidad compulsiva, y hacen engañifas de tres al cuarto para que, sin querer darte cuenta, nada más comenzado el año te veas entrampado lo suficiente para meterte el yugo un año más. Para exprimirte un añito más de tu juventud, y forzarte a que te levantes cada mañana y vayas a tu particular mina. No ves los grilletes pero los notas, están ahí en forma de otros nombres con los que los encorbatados los han disfrazado: “facturas”, “deudas”, “hipoteca”, “prestamo”. Curiosamente en ningún anuncio de las rebajas te dicen “Ey, venga, ven y endeudate a un 27% de interés con nuestra abusiva tarjeta de cliente para que nuestros directivos tengan mejores productos que los tuyos de manera gratuita, mientras la plebe os contentais con productos de dudosa calidad, sobrantes de serie, productos defectuosos devueltos anteriormente, y mil y una chorraditas inútiles”.

En definitiva, que ya es época de rebajas. Que las disfrutes. O no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: