Sorbetes

Camino del colegio a casa junto a mi “princesa necrona“, mirando a través de mi novedosa necro-visión, que me permite desligar la imagen real del mundo a la que el plano físico nos muestra. A través de ella puedo observar la esencia del mundo como realmente es: La naturaleza brilla con fuerza propia, mientras una liquinosa y sucia marea gris lo inunda todo. En ella reptan los seres grises, con sus yugos instalados, sus bárboles colgando y vomitando diarreas en el cuenco en el que una mente se empantanó tiempo atrás, y sus ruidosas máquinas enlatandolos y trasportandolos de un lugar a otro.

Al llegar a una plaza detecto dos entidades muy curiosas: Se hacen llamar testigos de jehova, ombligos del barrabal, gorrigos del chumacal o (inserteaquíloquesea-gos de algo o de alguien). No sé si habreis alguna vez observado su aspecto. Caminan siempre de dos en dos, ataviados con curiosas vestimentas, y con una plaquita negra que los hace identificables a una legua. Eso y su apariencia guiri-pseudo-masónico-atolondrada. Pero a través de la necro-visión aparecen como unas extrañas criaturas, en las que la colección de bárboles ha sido sustituida por una pajita de la cual sorben la diarrea mental de otros seres que conforman la turba gris. Cualquier incauto lo suficientemente lleno de esa sustancia, es irremediablemente atraído hacia éstas entidades, que succionan sin parar su cerebro hasta vaciar el cuenco, momento en el que a la víctima se le sustituyen sus antiguos pensamientos barboleos por una pajita mental, continuando así la plaga. No puedo evitar imaginarlos en una barra de bar, en las que un lustroso camarero les sirve grandes dosis de diarrea mental en sendas copas de las cuales sorben continuamente, mientras comentan los “milagros” que han conseguido obrar en nombre de su dios-pajita.

En un momento dado dos hembras de dicha raza perciben mi brillante necrodermis destacando en medio de la turba gris. Ávidas, deciden acercarse y tantear el terreno. Supongo que un padre sonriente, que juega y ríe junto a su hija de seis años les debió de parecer una víctima muy acertada. Resulta que su físico no está nada mal: dos chicas de aspecto inglés, de unos 20 años, con un cuerpo respetable y curiosamente con cierto parecído físico. Tras comenzar una breve charla comienzo a descubrir que son hermanas, que han venido a mi ciudad hace poco, y que casualidad, han venido a salvar mi alma. Vaya, ¿ será que no conocen la peculiaridad de los necrones ?

Dejo que se explayen hasta que comienzan a tocar el tema del amor, del matrimonio, etc. Comienzo a centrar el tema de la conversación hacia la importancia de ésos elementos: el matrimonio, del amor, de lo mal que va el mundo sin ellos, etc.etc., mientras ellas cuentan falacias sobre lo bonito que es todo eso en su religión del dios pajita. Mientras tanto la necro-visión me muestra como sus pajitas comienzan a estirarse hacia mí, lenta pero inexorablemente.

En un momento dado, notando la proximidad de sus pajitas sorbeteras, convenciendome ellas de lo feliz que es el matrimonio y el amor cuando se es testigo-gorrigo-nosequéigo, las interrumpo y suelto : “Perfecto, me habeis convencido. Voy a hacerme de vuestra religión”. En ese momento sus pajitas se abren dispuestas a sorberme hasta la última gota, mientras una sonrisa de satisfacción les recorre el rostro. Es el momento de mostrarles el poder que reside en mí.

En ese punto álgido, a la vez que ellas sacan una especie de documentación para venir a visitarme a mi casa y atarme de por vida, les añado: “Sólo he de añadir una pequeña condición, seguro que una religión tan bonita como la vuestra la debe aceptar: Me quiero casar con vosotras dos y que practiquemos sexo activamente y en público.” En ese momento retrotraen sus pajitas mentales en un alarido al entrar en contacto con mi corrosiva necro-mente. Se alejan blasfemando algo, perdiendose en la marea gris, mientras esconden sus pajitas chamuscadas e irritadas por el contacto. Yo me alejo también, riendo, mientras la turba gris me envuelve…

Saludos del Lord Necrón

PD: Como habreis podido observar en mi vida ha habido cambios, reflejandose de manera tanto real como en mi alter-ego virtual. Quizá sea por ello que llevo una docena de posts en las que sólo hay banalidades. De éstos cambios en mi vida he ganado conocimiento y experiencia, y como habreis podido deducir, he adquirido una curiosa visión del mundo. Aun así, he de constatar que me gustan ciertamente algunos posts banales, los cuales mezclaré junto a mis relatos, que pretendo aumentar paulatinamente. Cualquier comentario, como siempre, es bienvenido.

Anuncios

Una respuesta to “Sorbetes”

  1. [COLDMAN] Says:

    joaz…bienvenido a la base de datos de los testigos de jehova, ahora ya no te volveran a parar por la calle jamas de los jamases eres un alma descarriada que no salvaran xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: