Viernes 13

¿ Quien no conoce a Jason Voorhees, ese simpático amigo de los animales que cual duendecillo del bosque vela por nuestra seguridad en los campamentos de verano del lago Crystal Lake ?

Cuanto ha llovido desde que Sean S. Cunningham nos sorprendiera con una extraña y retorcida película de terror allá en 1980. Lo más cachondo de la historia es que en el Viernes 13 original el asesino no es él, sino su madre: Pamela Voorhees, que cree que su hijo a muerto y enloquece matando a todos los que pretenden reabrir el campamento. En la primera película sólo ve una vez a Jason, y lo dejan como una duda de si ha sido un sueño de la protagonista o no.

A partír de ahí hay un chorrón de películas: 11 para ser exactos. Tiene más secuelas que Rocky Balboa y a diferencia de éste no se vuelve un abuelete con el paso del tiempo sino que sigue dándole al machete como el primer día. bueno, en Jason X lo “upgradean” un poco en plan cyberasesino psicótico que si bien desentona demasiado con la imagen tradicional de Jason no sé que se puede esperar de la secuela nº 10 de algo.

Pero vayamos por partes, ya hemos dejado claro como fué el Viernes 13 original con la mamá de Jason dando caña. En la segunda parte Jason va por ahí dándo palos pero sin su machete ni su característica máscara, sino con una sábana blanca que le tapa la cara. Es más, en el pueblo conocen su existencia y saben que merodea como un niño salvaje, pero no es hasta que Paul holt decide reabrir el campamento que se pone en plan psychokiller. Su “machete” se vuelve literalmente inseparable cuando Ginny, la niñita guapa prota de turno se lo clava en la cabeza para “acabar con él”.

Pasan un par de años y de nuevo volvemos a Crystal Lake para otra entrega del simpático Voorhees. Chris Parker se lleva a un grupillo de coleguis a un rancho en plan finde, que está en las inmediaciones del campamento. La poli, esos que en las pelis de terror aparecen justo al final, anda tras Jason junto a Ginny que no hace de prota sino de “oh, yo soy la que sé más de Jason”. En el grupillo viaja Shelly Pucher, un “graciosillo tocapelotas” que tras recibir amor anal por parte del machete de Jason le lega la tan conocida máscara de hockey. Tras fusilarse al grupo y a una banda de motoristas que pasaba por ahí se le da por muerto tras enfrentarse a Chris-elchuleta-Parker.

Eso da paso a la cuarta entrega en la que vemos a un Jason muerto caminito de la morgue matinera. Pero lo de estar muerto le aburre un poco así que tal necrón dicharachero decide revivirse un poquito y de paso dar jarilla de nuevo a los operarios antes de volver al campamento. Mientras se pone al mete-corta-destripa-saca encuentra a Tommy Jarvis que tiene doce añitos y a su hermana. Ellos juntitos despedazan a Jason como dos buenos hermanitos y la poli da el caso por cerrado. (y le da un chupachups a Tommy por bueno XD)

O eso creíamos todos, pues llegó alguien queriendo hacer una idea nueva con un ya viejo argumento. Así que la quinta entrega de la serie sucede ocho años más tarde, donde vemos a nuestro querido Tommy Jarvis que medio tarado e internado enfrenta a Roy Burns, quien usando la leyenda de Jason se disfraza como el asesino para cobrar venganza de un paciente del mismo internado que se cargó a su hijo. Tommy entonces mata a a Pam, superviviente de la masacre causada por Roy, y lo envían a una preciosa celda blanca de esas de manicomio. Lástima que fuera al personaje y no al director de semejante majadería. A todo ésto, Jason está en su tumba sin moverse…

… lo cual es solucionado en la fantabulosa sexta parte! cinco años pasan y Tommy sale del manicomio. Lo primero que hace es tirarse un pedo, y luego decide de una vez por todas acabar con esos recuerdos de Jason machacando el cuerpo que hay en su tumba. Obviamente un psicólogo le saldría más caro. Así que para allí va, pero que cosas, al enterrar una vara de metal en el cuerpo de Jason éste recibe un Frankenstentiano rayo que da vida de nuevo al amigo de los niñatos y teenagers de buen ver. Jason de nuevo regresa a Crystal Lake (renombrado como Forest Green) y les da pal pelo a todos los que pululan en el nuevo campamento. El ya casi de la familia Tommy Jarvis desaparece después de vencer a Jason sujetándole una piedra al cuello con una cadena y hundiéndolo en el lago.

Llegados aquí los argumentos se acaban, las posibilidades ya están más que estudiadas, y conviene sacarse el típico truco de debajo de la manga. No basta con cambiarle a Jason el color de la camisa, tiene que ser algo gordo. Y mis queridos lectores, algo gordo, pero que muy gordo, se metieron los guionistas de la séptima entrega de Viernes 13. En ésta ocasión nos encontramos con Tina Shepard, una niña amargada e hiper deprimida con el chachi-hilarante poder de mover y revivir cosas (y que viva la marihuana!) y con el trauma de la muerte de su papi ocurrida en… a que no sabeis donde? premio: En Crystal Lake. Así que su mami aconsejada por el psicólogo de Tina, que cobra desplazamiento y por horas, decide que es hora de pegarse una vuelta por allí para “superar el trauma”. Pero resulta que Tina, que además de estar deprimida es torpe, revive al ahora zombie (siiii nenita, el costo tampoco está nada mal) Jason Voorhees que sigue vivito en el fondo del lago, allí donde lo tirara el amigo Tommy. Así que nada mejor para secarse las ropas que liarse a machetazos con todo ser viviente que se le cruce por el camino, mientras Tina se dedica a mover trastos de un lado a otro con la idea de enviarlo de vuelta al lago.

Ésto da paso a la octava entrega que tal vacaciones en el mar transcurre una parte en un crucero, en el que Rennie McCulloch tiene unas visiones de un niño desfigurado que quiere jugar a doctores con ella. No anda tan desencaminada, pero como no Charles McCulloch, el tontolaba profesor encargado del grupito de borreguitos no le hace ni puto caso. Jason llega revivido por otro chispazo eléctrico (es que el rollo agua y electricidad da para mucho) y pone en marcha el matadero flotante. Luego el barco llega a Manhattan, donde Rennie y su noviete Sean Robertson junto al resto del rebaño de estudiantes se las ingenian para dejar a Jason de nuevo en standby en las cloacas de la ciudad.

Obviamente con tanto telón de fondo para la novena entrega era ya necesario ponerse en rollo semi espiritual super mega concentrado con cazadores de recompensas, FBI, cuchillos mágicos y demás. El tema es que Jason es atrapado y en teoría matado por el FBI, pero Craighton Duke, el cazarecompensas listillo de turno sabe que a Jason no se le mata. Así que decide localizar a la sobrina de Jason para darle pal pelo con un cuchillo del mal que es el único que puede matarlo bien muerto. Lo mejor de ésta peli es ver como Freddy Krueger arrastra a Jason hasta los abismos del infierno justo al final de ser atravesado por el cuchillo y que todas las almas de las víctimas salgan a través de él.

Ahora llegaríamos a la décima entrega, pero por el orden cronológico tocaría primero hablar de la undecima, bastante reciente: Jason vs. Freddy. En ésta peli podemos ver como Freddy consigue reanimar a Jason para que le ayude a ser recordado en Springwood. Así que lo envía para allá y de paso comienza a alimentarse del miedo que Jason provoca en los habitantes, para así volver a hacer de las suyas. cuando Jason se sale de control Freddy entiende que le está quitando crédito y carnaza por lo tanto se enfrenta a él. Freddy es traído a la realidad por la asociación de adolescentes-mata-freddie, y tras una larga batalla entre los dos Jason emerge del lago con la cabeza de Freddy en la mano izquierda. Un instante después guiña el ojo a los espectadores con una sonrisa y aparecen los títulos. hay gente que no pilla ésto y se preguntan de que va, sencillo amiguitos: Ésta película en un orden cronológico fidedigno iría después de la octava y antes de la novena entrega, esa en la que Freddy arrastra a Jason de vuelta al infierno.

Y (por fin) llegamos a la controvertida Jason X. Para comenzar tiene un fallo: se supone que el gobierno captura a Jason Voorhes en 2008, es decir, que de alguna manera se las ingenia para volver del infierno y todavía no nos lo han contado, digo yo. Como a Jason no se le mata ni a la de tres y de tanto intentarlo ya lo saben, deciden congelarlo. Pero en eso que ponen en marcha la heladera Jason se intenta revelar así que Rowan, la pringada de turno se tiene que auto-congelar junto a Jason para evitar que se líe a hacer frigopies artesanales. Pero resulta que unos siglitos después unos chavalines están de exploración por la ya (como no) devastada Tierra cuando descubren el cubito de Jason, y de paso el de Rowan. Así que se los llevan a la nave para descongelarlos y literalmente vender a Jason cual mono de feria. Rowan, que se espabila antes, intenta alarmar a los cabezahuecas de la nave pero como no nadie le hace ni puto caso, así que de nuevo Jason espabila y con mejores efectos especiales hace una escabechina futurista. La parte “barroca” viene cuando se da de palos con un androide que lo deja K.O., pero la computadora (que debe ser pariente de HAL 9000) le echa un cable haciendolo medio cyborg. Al final se lo cargan peeeeero cae en el planeta del que vienen los cabezahuecas espaciales, y que casualidad, lo hace en un lago (que imaginación señores guionistas!).

Y hasta aquí el tostonazo. Y sí, me las he tragado todas tooodas. La verdad es que a partir de la quinta son malísimas, pero sobre todo la 7ª y 8ª son malas pero que malas. La novena curiosamente tiene un pase, y las dos últimas son más del rollo acción que otra cosa. La verdad es que con el paso del tiempo Jason Voorhees vive más que nada de su leyenda, y ya que tenía tiempo y con éstos dos últimos días de medio lluvia que han hecho, nada mejor que un poco de Machete Party para acompañar las horas de encierro vacacionero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: