Sam&Max

Sam&Max

Si Lucas tiene un juego que sobrepasa el límite de la cordura ya de por sí bastante alargado por sus anteriores producciones, es sin duda “Sam & Max, Hit The Road”.

Basado en el cómic y los personajes de Steve Purcell, la aventura gráfica se sale del standard de humor blanco que la compañía nos tenía acostumbrados para dar una muestra de que también sabe dejar un sano sabor ácido en sus producciones, fiel en todo momento al espíritu del concepto de Purcell (un cómic que será re-editado en breve).

Si yo disfruté con ese juego, mi hermano lo hizo el doble, pues él siempre ha estado encantado con las aventuras gráficas y no hubo ninguna que se le resistiera, y ésta además tiene un toque especial. Pero sopesemos antes un poco el panorama del género que tanto gusta a mi hermano.

Las aventuras gráficas de los últimos años son un ascazo. Afrontémoslo: es un género maldito. Ya sólo le hacen caso los nostálgicos que en su día disfrutamos de las aventuras de Sierra o LucasArts, que seguimos dando oportunidades aunque sabemos qué vamos a obtener a cambio: ganas de vomitar.

Los otrora grandes maestros hoy están prácticamente desaparecidos: Tim Schafer creó un juego genial al que nadie ha jugado, Charles Cecil hace juegos horribles (El Código da Vinci, ese juego que no puedes mirar directamente sin quedarte ciego..) y dicendo paridas una tras otra, y Ron Gilbert sin distribuidores… ¡el mismo que creó Maniac Mansion y las primeras partes del Monkey Island, el ideador de SCUMM!

Y hay un montón de gente que desea ser el salvador del género, desea ser el creador de ese juego que devolverá el esplendor perdido. Intentan desesperadamente aplicar fórmulas extrañas a sus juegos como si de un desfibrilador se tratase. Fallan, generalmente, en que piensan que este género debe contar historias sin más y se dedican a hacer películas interactivas.

Después se acuerdan de que esto es un juego y hay que añadir un poco de dificultad si no quieres que los jugadores se lo acaben en una hora y meten puzzles que no vienen a cuento, y que en lugar de pensar que tienes que resolver un crimen (por poner un ejemplo) piensas que tienes que descifrar unos símbolos que parecen hechos por un niño de tres años, sólo para abrir una caja fuerte.

Por ello Telltale Games se ha echado la manta por la cabeza para intentar cosechar un gran éxito. Su fórmula no consiste en cambiar el género, si no cambiar la distribución: En vez del tirón, te sirven la aventura en pequeños episodios que se descargan de Internet. Detrás están gente que tiene ya experiencia en ello, y el propio Steve Purcell es el creador de los guiones.

Como sabreis, la cosa va de Sam, un perro antropomorfo, y Max, un conejo loco, hiperactivo y violento, que son un par de policías freelance que se dedican a resolver casos surrealistas y que parecen tener un fondo común. La gracia reside en los delirantes diálogos: llenos de comparaciones absurdas por parte de Sam y de soluciones violentas y/o amenazantes por parte de Max. Te partes de la risa cuando tratan de obtener información de la rata que vive en su apartamento o cuando tratas de comprar algo al tipo de la tienda que está en la misma calle.

El problema principal, efecto secundario de cargarse la figura del distribuidor, es no tener una traducción: me he perdido la mitad de las coñas de los capítulos que he podido jugar. Aunque mi nivel de inglés no es malo, tampoco es tan bueno como para pillar los chistes en las enrevesadas frases de Sam, y los usuales juegos de palabras de Max. Y, acordándome del juego original, tengo que decir que es toda una lástima.

El guión parece quedar un poco cojo cuando el juego es tan corto como cualquiera de los episodios; al terminar cada uno de ellos te quedas con la sensación de que podía haber sido mucho más. Eso sí, cada capítulo es más interesante que el anterior, alimentan poco a poco la idea de que el argumento va a algún lado.

El mejor que he jugado sin duda es el penúltimo capítulo, en el que parodian los distintos tipos de videojuegos: los rpg, mmo, Mario (“It’s a me, Sam!”), incluso las viejas aventuras en modo texto (me parto de sólo recordarlos de espaldas en un fondo negro leyendo un texto que describe la situación en la que se encuentran).

La estética no está mal: Han logrado mantener el diseño original adaptandolo a los nuevos tiempos. Esa oficina y ese coche (un De Soto) estilo años 60 y esos personajes en plan dibujo animado están muy logrados, consiguen recuperar nuestros recuerdos más nostálgicos en un entorno 3D y sin destruir la imagen que durante tantos años perduró en nuestra cabeza.

Sin embargo el echo de que sean aventuras episódicas nos traen otros problemas: en cada capítulo nos encontramos con que hay cuatro escenarios comunes (la oficina, la calle y las dos tiendas) y un par de escenarios propios del episodio. Con esto no se nos da la posibilidad de hacer grandes exploraciones del terreno y hay que recordar que esa es precisamente una de las bases del género. El argumento, los escenarios o la cantidad de objetos que se recogen (nunca se llega a llevar más de cinco o seis objetos) se ven claramente mermados por ello.

Por eso, ahora que Telltale ya ha confirmado que harán una segunda temporada, pido desde aquí que se planteen un pequeño cambio. No voy a pedir que dejen de hacerlas por episodios, porque seguramente no puedan hacerlas de otra forma o quizá no les salga tan rentable, pero sí estaría bien menor cantidad pero con mayor duración.

Un saludo del Lord ¡Mira! Un mono de 3 cabezas Necrón

PD: Como ya he dicho, Sam & Max fue en primer lugar un cómic que una de sus entregas (On The Road) fué adaptada por los genios de LucasArts. A parte del merchandising (posters, camisetas, gorras…) hay también una serie de animación de mediados de los noventa. Un consejo de necrón: no se os ocurra verla.

PD2: Podeis descargaros gratuitamente el capítulo 4 llamado “Abe Lincoln Must Die!” haciendo click aquí. (Ventanucos Only)

Anuncios

2 comentarios to “Sam&Max”

  1. walex Says:

    jeje si neng me acuerdo de este juego una rayada total y de los vicios del ruben jeje y tambien del day of tentacle o algo asi jeje que tiempos aquellos dew

  2. Lord Necrón Says:

    Pues sí, Day of the Tentacle es la segunda parte de Maniac Mansion y sí, también nos viciamos a ese (todavía recuerdo a Rubén preguntandome: ¿ COMO PUTAS HAGO FUEGO ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: